David CortijoEl español Diego Cortijo, investigador de la Sociedad Geográfica Española, se ha convertido en la primera persona en explorar a pie el río Mamberamo en la selva de tierras bajas de Papúa en Indonesia. Considerada una de las zonas más desconocidas del planeta, está habitada por pueblos aislados, sin contacto con la civilización moderna, y hasta la incursión a pie del investigador español, sólo había sido explorada en helicóptero en dos expediciones dirigidas por científicos ingleses.

En concreto, Cortijo decidió realizar este recorrido fluvial por el área del Mamberamo al ser un terreno en el que hay constancia de la presencia de especies nuevas y en el que habitan comunidades indígenas muy aisladas que viven de manera nómada. La necesidad de recoger más información sobre este territorio ha llevado al explorador a recorrer durante dos semanas una ruta que partía del río Baliem, y en la que el equipo pudo recoger información tanto de la situación actual de los terrenos vírgenes y exóticos como de la forma de vida y tradiciones de las distintas comunidades indígenas con las que convivieron a lo largo del recorrido.

Satlink, empresa española que colabora en la expedición, ha proporcionado a Cortijo tecnología de telecomunicaciones vía satélite para permitirle estar en contacto en zonas remotas sin cobertura y acceder a información, como partes meteorológicos o mapas. Concretamente, el explorador ha dispuesto del teléfono satelital profesional Iridium 9555.

Este terminal satélite profesional proporciona comunicaciones de voz con cobertura global y permite enviar emails y SMS en tiempo real. Ofrece una autonomía de 30 horas en espera y cuatro horas en conversación y se puede cargar a través de una batería portátil alimentada con un panel solar. Asimismo, soporta las condiciones ambientales más extremas y es altamente resistente al agua, a impactos y al polvo.

Según Óscar Santidrián, director de la unidad de Terrestre en Satlink, en esta clase de expediciones es tan importante invertir en material y elementos personales de protección como en una buena solución de conectividad, que se traduce inmediatamente en mayor seguridad. Por ello, - añade Óscar Santidrián -, en Satlink hemos querido formar parte de esta aventura aportando, como hacemos, por ejemplo, en un sinfín de expediciones a lo largo de diferentes partes del mundo, las mejores comunicaciones, contribuyendo así a mantener a los exploradores seguros, a través de la tecnología, y a que compartan su aventura en tiempo real con los aficionados”.