La aerotermia aprovecha esta energía renovable para ofrecer calefacción, aire acondicionado y ACS de manera sostenible y sin emisiones de CO2. Con esta energía se podrían climatizar más de 25.000 millones de edificios de viviendas de 11 plantas situadas en una zona climática con inviernos duros como la de Burgos.

 

La atmósfera almacena más de 400 millones de Terawatios/hora de energía térmica renovable, según los cálculos realizados por Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado. Además, el 78,4% de esta energía se concentra en la troposfera, la parte más cercana a la Tierra, por lo que resulta accesible como fuente de energía renovable para los sistemas de aerotermia, que pueden absorberla y transformarla para ofrecer climatización (frío y calor) y agua caliente sanitaria (ACS) de manera sostenible, a menor coste, sin producir emisiones de C02 y sin suponer ningún daño medioambiental a la atmósfera.

Según el estudio de Toshiba, y teniendo en cuenta que en el mercado existen sistemas de climatización por aerotermia que funcionan a 25º bajo cero, sólo la energía contenida en los primeros siete kilómetros de la atmósfera terrestre sería suficiente para cubrir las necesidades de calefacción de más de 25.000 millones de edificios de viviendas (11 plantas x 4 viviendas de 80 m2) situados en una zona climática con duros inviernos, como la de Burgos.

Para Carlos Gomez Caño, director general de Toshiba Calefacción y Aire Acondicionado, “estos datos demuestran que la atmósfera nos brinda la energía que necesitamos para climatizar con aerotermia de forma sostenible, no contaminante y eficiente, las casas, centros de trabajo y lugares de ocio de todo el mundo”.


En este sentido, la compañía recuerda que los sistemas de climatización por aerotermia son los únicos capaces de resolver actualmente las necesidades de refrigeración, calefacción y agua caliente sanitaria en cualquier entorno y durante todo el año. También que, para ofrecer estas funcionalidades, la aerotermia no necesita quemar combustibles fósiles y lo consigue a un coste energético inferior a otros sistemas basados en gas, gasóleo, carbón o pellets.

Toshiba ha realizado un estudio cuyas conclusiones destacan que la tecnología de aerotermia permite calentar un hogar de tamaño medio con un coste inferior en un 25% respecto del gas natural y un 50% si se compara con las calderas de gasóleo.

Según Gómez Caño, “la aerotermia reemplazará progresivamente los sistemas de climatización por combustión, en consonancia con el proceso de descarbonización de la actividad humana, por su elevada eficiencia energética y por la reducción de las emisiones de CO2 que permiten los equipos basados en esta tecnología”.