Viernes, 21 Julio 2017 10:20

Norma APR: Atún sostenible y responsable

39 barcos de la flota atunera española han recibido los primeros certificados que acrediten el cumplimiento de esta norma AENOR Atún de Pesca Responsable (APR), justamente un año después de la presentación de la Norma española UNE 195006 ‘Atún de pesca responsable. Buques cerqueros congeladores’.

Más de 10 medios de comunicación y un nutrido grupo de representantes del sector pesquero, sindicatos, administración y sociedad civil, acudieron a la entrega por parte de la ministra de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), Isabel García Tejerina, a 7 empresas armadoras atuneras asociadas a OPAGAC.

Conservas Garavilla, Grupo Calvo, Ugavi de Túnidos, Alcacora, Compañía Europea de Túnidos, Nicra 7 y Sant Yago, que suman 39 barcos atuneros, son las empresas que han recibido el certificado que, con una duración de cinco años, acredita el cumplimiento de las mejores prácticas para garantizar una pesca sostenible y también responsable.

Se trata de un nuevo hito en una carrera que tiene un claro objetivo: diferenciar las capturas de túnidos tropicales de la flota atunera española de las que realizan flotas de otros países en unas condiciones que están muy lejos de los estándares que fija la norma (APR) y que, en ocasiones, ni siquiera respetan la legalidad.

La certificación APR diferencia a la flota atunera española que, como apuntó Tejerina durante el acto, captura alrededor de 300.000 toneladas de los más de 5 millones de toneladas de túnidos tropicales que se pescan en el mundo. “España ocupa el primer puesto de la UE y el quinto a nivel mundial, produce más de 220.000 toneladas de conservas de atún, siendo el primer productor de la UE y segundo a nivel mundial, solo precedidos por Tailandia”.

En esa misma idea insiste el director gerente de Opagac, Julio Morón, quien subrayó que “la certificación del cumplimiento de la norma APR convierte a los buques atuneros españoles en abanderados de la sostenibilidad y la responsabilidad”. Además, la norma APR abre el camino a hacer partícipes de este doble compromiso tanto a la distribución como al consumidor.

La norma APR tiene vocación internacional y pretende ser la base para el desarrollo de una norma de CEN (Comité Europeo de Normalización) que fije los estándares a las importaciones de atún de la UE.

Publicado en OPAGAC

Trazas de puntos rojos que avanzan o se detienen sobre la cartografía. Así se ve el movimiento de los en torno a 2.000 barcos pesqueros que se monitorizan en las pantallas del Centro de Seguimiento de Pesca (CSP), elemento nuclear del sistema de control e inspección pesquero español y crítico también en la operativa de diferentes cuerpos de emergencias y salvamento, así como al cuerpo de aduanas.

Los medios han podido conocer de cerca el funcionamiento del CSP, operativo desde 1995, por iniciativa de la flota atunera agrupada en OPAGAC, impulsora de la norma AENOR Atún de Pesca Responsable (APR), que ha hecho del control uno de los pilares de la actividad pesquera sostenible, junto al respeto medioambiental y la garantía de las mejores condiciones laborales.

Con un equipo de una veintena de personas -entre operadores e inspectores-, el CSP monitoriza a los buques pesqueros a través del intercambio periódico de mensajes vía satélite que incluyen datos de posición, velocidad y rumbo, lo que permite saber en qué zona se encuentra navegando o pescando y, en ese último caso, si cuenta con las autorizaciones necesarias para ello. Desde el CSP se levantan, anualmente, unas 100 actas de vigilancia en base a situacions identificadas solo con datos de localización.

El intercambio de información es posible gracias a las conocidas como cajas azules o VMS (Vessel Monitoring System) y, de hecho, en el CSP cuentan con una colección de las diferentes generaciones de este dispositivo de fabricantes como Satlink o Zunibal.

Esta información se contrasta, además, con la información relativa a las capturas que los barcos están obligados a proporcionar a través del diario electrónico de a bordo (DEA) y próximamente se explotará con tecnología big data para abrir nuevas posibilidades de análisis, tal y como adelantó durante el encuentro con los periodistas el director general de Ordenación Pesquera de la Secretaria General de Pesca del MAPAMA, José Luis González Serrano.

Por su parte, el director gerente de OPAGAC, Julio Morón, recordó el estricto control al que está sometida la flota atunera de cerco española, incluyendo los buques con bandera nacional como los que enarbolan las de un tercer país y volvió a exigir a la UE que todas las capturas de atún tropical que se comercializan dentro de la UE procedan de flotas que desarrollen una actividad pesquera sostenible, tanto desde una perspectiva medioambiental como socio-laboral, y que estén sometidas al mismo nivel del control.

Publicado en OPAGAC

La flota atunera española ha desarrollado una intensa actividad para extender la Gobernanza Oceánica en los océanos Pacífico e Índico. Concretamente, representantes de OPAGAC (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores), que agrupa a un gran número de buques de esta flota, han participado en la 91º Reunión extraordinaria de la Comisión Interamericana de Atún Tropical (CIAT), Organización Regional de Pesca (ORP) que gestiona la pesquería en la zona del Pacífico Oriental, y en la 6ª reunión del Grupo de Trabajo en Colaboración y Cooperación en Pesquerías de Atún de la Comisión del Suroeste del Océano Índico.

La primera de las reuniones se ha desarrollado en San Diego (California), y en ella, la flota española ha defendido mantener las medidas de gestión que se han estado aplicando hasta la fecha en esta zona del Pacífico y que implican la parada de actividad de toda la flota de cerco durante 62 días al año. La reunión también ha debatido la necesidad de realizar algún ajuste en la cantidad de los días de parada, debido al aumento del número de buques que faenan en la zona, que ha elevado en un 10% la capacidad operativa en los últimos tres años, hasta alcanzar los 255.972 m3.

Igualmente, la flota española ha defendido la adopción de otras medidas de control más efectivas y contrastadas para proteger los stocks y aboga por crear áreas cerradas a la pesca temporalmente (denominadas “corralito” en el sector) para el atún rabil, basándose en los buenos resultados obtenidos ya con el patudo; especie para la que propone aumentar temporalmente estos “corralitos” ya e incluso extenderlos a otras áreas. Los representantes españoles también han defendido un control exhaustivo de la localización de los barcos, transmitiendo su posición a la CIAT, con los sistemas VMS (Vessel Monitoring System) y la adopción de Normas de Control de Capturas que aseguren y prevengan sobre los márgenes de explotación sostenibles de las poblaciones.

Océano Índico

Por su parte, en la 6ª reunión del Grupo de Trabajo en Colaboración y Cooperación en Pesquerías de Atún, que la Comisión del Suroeste del Océano Índico ha celebrado en Zanzíbar (Tanzania), participan doce países costeros del Océano Índico y estudia, entre otras propuestas, las condiciones de acceso mínimas para los acuerdos de pesca.  OPAGAC promueve este proceso, en particular en lo que se refiere a la coordinación de actividades a nivel regional, tales como programas de inspección en puerto y observadores.

En opinión de OPAGAC, la adopción de programas regionales de observadores e inspectores ayudaría a los países a armonizar estándares para la recolección y la gestión de la información. Este proceso podría contar con el apoyo económico del sector pesquero, contribuyendo con el salario de observadores y el coste de las inspecciones en puerto.

La reunión también pretende conseguir un acuerdo no vinculante que ayude a estos países a desarrollar mecanismos para ser más eficientes en la gestión de sus recursos a nivel nacional, e internacional. OPAGAC defiende el carácter no vinculante de este acuerdo para evitar el conflicto en la gestión de algunas poblaciones compartidas con la IOTC (Indian Ocean Tuna Commission), quien tiene el mandato de gestión en esta zona de las poblaciones de túnidos.

Publicado en OPAGAC

La Comisión Europea y la Presidencia de Malta se han marcado entre sus objetivos la prevención de la sobreexplotación pesquera y la consecución de la de denominada Gobernanza Oceánica. Este término, parafraseando a Elisabeth Man, una de las mayores expertas sobre derecho marítimo y protección medioambiental reconocida internacionalmente, y curiosamente hija del escritor Thomas Mann, definió en 2001 como el conjunto de reglas, prácticas e instituciones que interactúan a todos los niveles para proporcionar equidad y sostenibilidad en la asignación y gestión de los recursos y espacios oceánicos.

Pues bien, los atuneros europeos, con la flota española a la cabeza capitaneada por Julio Morón, director gerente de OPAGAC (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores) ha ofrecido, en una reunión con Karmenu Vella, comisario de Asuntos Marítimos y Pesca de la UE, la capacidad y la experiencia en estos asuntos de esta flota.

 Además, los atuneros europeos, creen que la consecución de este objetivo requiere una aproximación coherente y completa de todas las normativas de la UE inscritas dentro del marco de la PPC (Política Pesquera Común), pero que también se deben incluir otras políticas, tales como las de seguridad, exteriores, sanitaria, laboral y derechos humanos o de ayuda al desarrollo.

 En la reunión y refiriéndose a la política de seguridad, la flota europea llamó la atención del comisario europeo sobre la desarrollada en los océanos Índico y Atlántico (operación Atalanta) y las actuaciones en el Golfo de Guinea, ya que han ayudado a prevenir otras acciones ilegales en el mar, tales como el tráfico humano o el de drogas.

 La flota también reclamó al comisario europeo prestar una atención especial a la situación en el Índico, donde los barcos, además de la amenaza permanente de la piratería, han de hacer frente a la competencia desleal que supone la proliferación de actividades ilegales de pesquerías poco controladas, tales como la pesca con redes de enmalle a la deriva. De hecho, esta práctica, a pesar de estar prohibida desde hace años, tanto por la ONU como por la propia Comisión del Atún del Océano Índico (CTOI), sigue siendo habitual, e incluso se está expandiendo entre las flotas de determinados países que operan en el Índico.

 

Actualmente, la Política Pesquera Común (PPC) contempla cuatro elementos principales que contribuyen a la Gobernanza Oceánica: los Acuerdos Sostenibles de Asociación Pesquera (SFPA, por sus siglas en inglés), las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP), el reglamento contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU, por sus siglas en inglés) y la política comercial, incluyendo en este último apartado los sistemas preferenciales generalizados y los Acuerdos de Asociación Económica aplicados a los productos pesqueros.

 

Por último, cabe recordar que la mejora de la gobernanza internacional de los océanos es una de las tres grandes áreas en las que se enmarcan las 14 acciones de la propuesta conjunta que la CE y la Alta Representación de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad presentaron el pasado noviembre y entre las que se incluyen medidas para reducir amenazas a la seguridad marítima, como la piratería.

 

Publicado en OPAGAC
Viernes, 07 Octubre 2016 11:04

Por la sostenibilidad del atún tropical

Tuna Yellowfin

WWF y la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) han dado un empuje definitivo al Proyecto de Mejora de la Pesquería, conocido como FIP (Fisheries Improvement Project) por sus siglas en inglés, con la finalización del Plan de Acción que establece su hoja de ruta.

El hito marca el inicio de la puesta en marcha del FIP, que contempla un exigente calendario de logros con el objetivo de mejorar las operaciones pesqueras de los 40 buques cerqueros de siete países integrados en la flota de OPAGAC y que operan en los tres océanos. Se persigue así alcanzar, en el plazo de un lustro, el estándar definido por Marine Stewardship Council (MSC).

El responsable del Programa Marino de WWF España, José Luis García Varas; y el director gerente de OPAGAC, Julio Morón, han celebrado este nuevo paso, fundamental en el actual escenario de sobreexplotación de poblaciones de atunes tropicales como el atún patudo del Pacífico Occidental y Atlántico, y el atún de aleta amarilla o rabil del océano Índico.

Publicado en OPAGAC

La flota atunera española que faena en el Índico continúa liderando la labor a favor de la transparencia y la sostenibilidad en la actividad pesquera. En este esfuerzo, la flota agrupada en la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) pondrá en marcha dos proyectos pioneros en el archipiélago de las Seychelles.

El primero de ellos es un programa piloto de observadores electrónicos a bordo (EMS = Electronic Monitoring System), con el fin de probar que estos sistemas de observación electrónica pueden ser utilizados como herramienta de monitorización de cumplimiento de la normativa y de recolección de datos científicos, todo ello de manera transparente y eficiente.

El programa incluye la instalación de dos de estos sistemas en dos cerqueros con pabellón de las Seychelles, así como de dos unidades de análisis de datos en la Autoridad Pesquera de Seychelles. Asimismo, se formará a las tripulaciones y a los gestores de los sistemas en tierra encargados de recoger y manejar la información. 

El segundo proyecto, denominado FAD Watch, permitirá controlar los FAD (dispositivos de concentración de peces) utilizados en las las labores pesqueras para evitar que queden varados en arrecifes de coral o playas. Para ello se procederá a la retirada y limpieza de estos, su adecuado almacenamiento hasta la recogida definitiva y las tareas de reciclaje posteriores.

Publicado en OPAGAC
Miércoles, 27 Julio 2016 15:42

La flota atunera española marca el rumbo

Jane IV

La flota atunera española ocupa, con 270.000 Tn, la quinta plaza mundial en capturas de túnidos tropicales -el recurso pesquero por excelencia- y España es, solo por detrás de Tailandia, el segundo productor de conservas de atún con 230.000 Tn. No obstante, de lo que puede presumir esta flota es de estar señalando el rumbo de la sostenibilidad.

La recientemente publicación de la norma AENOR UNE 195006 “Atún de Pesca Responsable” (APR) marca un hito en este sector. Así lo enfatizó la ministra en funciones del MAGRAMA, Isabel García Tejerina, durante una presentación en la que celebró este “nuevo paso para fomentar la pesca responsable” y “distintivo” frente a otras flotas.

La norma APR nace con el impulso de OPAGAC (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores) que, con una flota de 40 buques que desarrollan su actividad en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico, ha convertido la sostenibilidad en su leit-motiv en una triple vertiente medioambiental, de control y socio-laboral.

En estos tres ámbitos en los que se centran los requisitos que recoge la norma APR y los cuales deberán ser objeto de cumplimiento por parte de los buques cuyas capturas quieran ser reconocidas como “responsables”, tanto por los operadores intermedios como ante el consumidor final.

El buque Jane IV de la Pesquera Ugavi zarpará en agosto desde el Puerto de Marín, no solo con tripulantes con derechos socio-laborales y formados en las mejores y más respetuosas prácticas con el medio ambiente, también con la tecnología más puntera para garantizar el control de su actividad y el compromiso de fomentar una actividad pesquera responsable en todo el mundo.

Publicado en OPAGAC