Cepesca

La Confederación Española de Pesca integra a toda la flota atunera congeladora de España, al 90 % del palangre de fondo, a casi toda la flota palangrera de superficie, a la práctica totalidad de los arrastreros de la Organización de Pesquerías del Atlántico Norte (NAFO) y al 95 % de la flota del Gran Sol.


 

La Confederación Española de Pesca (CEPESCA) ha ampliado su dimensión internacional tras la integración de tres nuevas asociaciones, dos de las cuales operan como sociedades internacionales con buques de pabellón extranjero. Para abordar este proceso, Cepesca celebró ayer en Madrid una Junta Directiva a la que se sumó, como invitado, Alberto López-Asenjo, secretario general de Pesca del MAPAMA, al que la patronal ha detallado su nueva dimensión internacional.

El sector pesquero español obtuvo una facturación (primera venta) de 2.043 millones de euros, según los últimos datos recopilados por la Confederación Española de Pesca (CEPESCA) y que hacen referencia al año 2015. La patronal estima que, en 2016, el sector mantendrá una facturación similar a la de 2015. Según este segundo informe del sector elaborado por la Confederación, en 2016, las capturas ascendieron a 898.335 Tm, lo que significa una reducción del 4% respecto a las 936.364 Tm de 2015.

La Confederación Española de Pesca (CEPESCA) ha mantenido una reunión con el Instituto Español de Oceanografía (IEO) en la que ha reconocido el importante papel que juegan los científicos para conseguir una adecuada gestión pesquera. No obstante, le ha transmitido a este organismo la necesidad de agilizar los procedimientos internos, disminuir la burocracia y adecuar sus capacidades para poder responder a los retos que exigen tanto la aplicación de la política pesquera común (PPC) como la estrategia marina de la UE. Para ello, la patronal solicita al gobierno más recursos económicos y humanos, y un mayor reconocimiento profesional de los científicos que se dedican a investigación aplicada.

El sector pesquero europeo, agrupado en Europêche, lamenta el fracaso de la cuarta ronda de negociaciones celebrada esta semana en Bruselas entre representantes de la Unión Europea y del gobierno de Guinea-Bissau para discutir los términos y condiciones del nuevo protocolo de pesca sostenible (SFPA) entre ambos, para renovar el acuerdo actualmente en vigor, que finaliza el próximo 23 de noviembre. La patronal pesquera europea confía en que las conversaciones puedan reanudarse y conduzcan al establecimiento, en un futuro próximo, de un acuerdo realista y beneficioso para ambas partes.