El sector pesquero español, integrado en EUFA (Alianza Pesquera de la UE) denuncia que la Comisión Europea está a punto de sacrificar y traicinar a la industria pesquera de la UE en las negociaciones con el Reino Unido sobre el Brexit. Por ello, exige a la Comisión Europea que cumpla con el compromiso adquirido con este sector en el mandato otorgado al negociador jefe de la UE, Michel Barnier porque, de lo contrario “podría significar la sentencia de muerte para gran parte de esta industria que tanto ha contribuido a las comunidades costeras de nueve estados la UE”, apuntan Javier Garat y Basilio Otero, secretario general de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA ) y presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP), respectivamente.

Según el sector pesquero europeo, tras más de cuatro años de esfuerzo para asegurar que la pesca fuera un tema central y con igual peso que cualquier otro en las negociaciones con el Reino Unido, todo este trabajo está ahora mismo en grave peligro y denuncia que la oferta actual de la Comisión Europea al Reino Unido no está en línea con el mandato de negociación.

Para el sector pesquero, la situación en que está ahora mismo la negociación supondría un duro golpe para esta industria en nuestro país al igual que para la europea que, recuerda, afecta a 18.000 pescadores, 3.500 buques y tiene una facturación anual de 20.700 millones de euros.

Según el sector, “nuestra industria, y no es una metáfora, esta al borde del abismo y a pesar de las repetidas promesas hechas estamos a punto de ser vendidos, tal como lo demuestra la última oferta hecha por la Comisión Europea a los británicos, sobre todo teniendo en cuenta que estas negociaciones están destinadas a renovarse dentro de solo seis o siete años”.

Según apunta el sector, "lo único que queríamos evitar era llegar a una situación de salida del Reino Unido sin ningún acuerdo firmado, pero la propuesta que se está realizando ahora es igual de negativa, o peor, para los intereses de todos los pescadores europeos”. Según expresa el sector, “estamos asistiendo a unas propuestas de recortes sin precedentes y gratuitos en una amplia gama de poblaciones, incluyendo las especies pelágicas, mariscos y pescado blanco”. Por ello, tal y como ha manifestado Barnier en alguna reunión, “no se debería sacrificar el futuro para salvar el presente”.

El sector pesquero exige a la Comisión Europea cumplir el acuerdo escrito realizado durante las arduas negociaciones de Brexit y proteger a sus pescadores, “que se juegan la vida para proporcionar alimentos frescos a la población en uno de los entornos más implacables de la Tierra”.

Por último, el sector pesquero europeo manifiesta que, si bien ya se ha enfrentado a muchos desafíos graves a lo largo de los años y ha demostrado ser resistente, versátil y decidido, ésta es una bofetada inesperada y se trata, potencialmente, del contratiempo más grande y más catastrófico de los últimos tiempos.